Ultima Palabra

ES LA LUDOPATÍA ADICCIÓN DE LOS ADULTOS MAYORES

Por

en

Hermosillo. Hoy, ya no es un secreto que aquí en México los casinos u otros sitios de apuestas vean también en la comunidad de adultos mayores un mercado potencial, del cual pueden seguir generando ganancias dentro de sus establecimientos y que —en el caso de Sonora— imperan en grandes cantidades.

Esa adicción al juego ha sido llamada como ludopatía, la cual es considerada una enfermedad, que afecta a personas de cualquier edad; pero en el caso del adulto mayor es algo que llama la atención, porque incluso muchas personas consideran que esos sitios de apuestas les pueden servir como guarderías.

Para conocer más acerca de esta situación, particularmente en Sonora, platicamos con el delegado en la entidad del Instituto Nacional para las Personas Adultas Mayores, Manuel Tapia Fonllem, quien nos expuso mayores detalles acerca de esta problemática, que primero empieza como una diversión, pero después los engancha hasta hacerlos perder dinero o propiedades.

 

—¿Cómo considera que está el problema de la ludopatía entre los adultos mayores sonorenses?

—Es un problema que se está volviendo complicado, que va en ascenso y no es exclusivo solo de Hermosillo sino de todos los municipios donde hay casinos o centros de juego-apuestas. El problema es que luego se da el caso de que algunos adultos mayores se enganchan en esta actividad. Por eso se dice que es una adicción o como ahora se le conoce: ludopatía.

Tenemos conocimiento de casos de algunas familias que tienen bajo su cuidado a algún adulto mayor, pero que dentro de sus actividades diarias están las de ir a dejarlos a ciertas horas a los casinos, luego pasan y los recogen, como si fuera una especie de guardería para ellos, lo cual no es correcto.

 

—¿Cuál es el llamado que hacen como Inapam ante este tipo de casos?

—El de cuidarlos y protegerlos de otras maneras y no dejándolos en esos lugares. Las personas deben entender que no es correcto inducirlos, a lo mejor sin la intención de hacerlo, a ese tipo de actividades relacionadas con las apuestas. Nosotros creemos que hay otras actividades en las cuales el adulto mayor se pudiera enfocar para dedicar su tiempo libre, como pueden ser actividades recreativas, físicas, llevarlos a caminar, hacer ejercicio, traerlos a lugares donde haya actividades recreativas y culturales y así evitar hacerlos presas de los sitios de apuestas.

La ludopatía es un tema complejo para la sociedad, que incluso ha ocasionado que hayan surgido ya grupos de atención a ludópatas, así como los hay para neuróticos o alcohólicos.

 

—Sin duda, en los casinos los abuelos o las abuelas pueden perder fácilmente su dinero, que muchas veces… ¿lo obtienen de pensiones o jubilaciones?

—En el caso del adulto mayor debemos considerar, antes que nada, que muchos de ellos tienen ingresos muy modestos y si a eso le sumamos que van a los casinos por horas a exponer su dinero, pensando que tendrán golpes de suerte, que sí los debe de haber, la mayoría pierde ahí lo poco o mucho que traigan consigo. Por todo ello decimos, que es un problema que tiene que ver con el cuidado del adulto mayor, su economía y la familia de ellos.

Y precisamente a los familiares de los adultos mayores en Sonora les hacemos el llamado a que los cuiden y que busquen formas alternas de cómo proporcionarles entretenimiento diferente a un centro de apuestas.

 

—¿Cuál es la cantidad de adultos mayores en Sonora?

—De acuerdo con datos oficiales, en este 2018 hay cerca de 300 mil adultos mayores, que son personas de 60 años en adelante y que representan alrededor del 10 por ciento de la población en Sonora.

 

—Sin duda, hablar de 300 mil adultos mayores, ¿es un mercado muy atractivo para los más de 15 casinos que hay en Sonora?

—Así es. Por eso aquí lo importante es que las autoridades hagamos algo más para evitar que los adultos mayores y jóvenes eviten engancharse en las apuestas; se puede jugar, pero sin caer en una adicción. Por eso es fundamental que la familia sea fuerte y hable con ellos. Consideramos que debe haber más programas oficiales de salud mental, educación y campañas permanentes para evitar que se sigan dando este tipo de situaciones ligadas a la ludopatía.

Somos fieles convencidos de que si hay una fuerte integración familiar, valores y acompañamiento, se puede evitar que nuestros adultos mayores caigan en adicciones a los juegos de apuestas. 

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios